Editorial

“La historia tiene que ser reescrita en cada generación porque, aunque el pasado no cambia, el presente sí lo hace”.

Christopher Hill.

El mundo trastornado. El ideario popular extremista en la Revolución Inglesa del siglo XVII.

L a aparición de una revista de historia y pensamiento crítico demanda una justificación doble. En primer lugar: ¿por qué otra revista dedicada a estudios históricos cuando existe una quincena de órganos en la Argentina que editan con cierta regularidad, y en los que, por lo demás, nosotras/os también hemos contribuido? En segundo lugar: ¿qué significa hoy una publicación periódica que se quiere de izquierda? Ensayemos respuestas.

Quienes hacemos Nuevo Topo compartimos los criterios epistemológicos básicos constitutivos del campo historiográfico y de las ciencias sociales, pero deseamos ensamblarlos de otra manera a la prevaleciente. ¿Para qué? Para que quienes investiguen desde una sensibilidad crítica de la sociedad consideren a esta revista como un espacio suyo. Propio para el ejercicio de destrezas especializadas y por la inclinación a componer la indagación en matrices que subrayen la comprensión del cambio social, las contradicciones de lo real, las incertidumbres inherentes a la existencia así como la perdurabilidad de las estructuras, en fin, las porfías por cuestionar el embaucador corsé de lo posible. Las reglas del oficio historiador no pertenecen a nadie, ni son exclusivas de las instituciones académicas. Son el producto de un desarrollo cultural de la humanidad, y como tales, son procedimientos históricos, mudables, reformables.

Nos tensamos entre dos actitudes: salvaguardamos el seguimiento de unas normas exigibles (contraste empírico de las hipótesis, conocimiento de la bibliografía existente, debate con las posiciones divergentes) y las consideramos precipitados modificables, siempre que lo sean con buenos motivos. Confesamos que nos seduce más el gesto vanguardista de explorar nuevos modos de saber, pero no cedemos en el rigor porque no hay caminos holgados para la ciencia. Pensamos que ambos talantes son compatibles y aún más estimulantes que cualquier conservadurismo intelectual, pues todo saber que aspire a elaborar conocimientos debe someterse a la misma sospecha con que se abordan los “objetos de investigación”.

Existe, no obstante, una asimetría entre conocimiento y perspectiva ideológico-política. No es necesario considerar a la política una ciencia para entender que es indeseable una política que se sirva mal del conocimiento o elija lo erróneo por necesidades tácticas. Es fatal para cualquier forma de saber el subordinarla a la razón política. Entre conocimiento y política no hay una síntesis apacible, pero tampoco la escisión a la que aspira ingenuamente el objetivismo. Con escasas excepciones, las revistas de las ciencias sociales se inhiben de intentar conciliar, adrede, las dos actitudes. Aquí no, y lo hacemos con una sensibilidad de izquierda.

Las prescindencias ideológicas nos parecen ingenuas, pero son sin duda útiles para publicaciones que deben acoger una variedad de perspectivas como prueba de ecuanimidad. Sería inaceptable que una publicación académica rechazara un artículo por estar sesgado por un derechismo evidente, si el texto es un aporte al conocimiento aunque lo provea desde un punto de vista determinado. Nuevo Topo se las ingeniará para desplegar la producción de una pléyade de investigadores que deseen contribuir al cambio social a través de un ejercicio situado y mediado de sus habilidades científicas. Se dirá, con razón, que ese paradero político-cultural es poroso, ambiguo, e incluso vacío. Asumimos la condición problemática del campo de la izquierda, mas pretendemos contribuir a la polémica sobre su posibilidad y futuro. Ya que es inverosímil la desconexión entre lo ideológico y lo científico, doblamos la apuesta y decimos: “declaremos nuestras posiciones y elaboremos desde allí”.

Así como no aceptamos la naturalización de una escisión entre conocimiento y compromiso social, tampoco consentimos la prescindencia de un diálogo entre las disciplinas del arco de las ciencias sociales e incluso de las ciencias naturales. En este sentido, Nuevo Topo auspiciará el intercambio, desde nuestra disciplina formativa, la historia, con la antropología, el derecho, la sociología, el psicoanálisis, la filosofía, la pedagogía, los estudios de género, la demografía, la economía, los estudios culturales, y todo saber apto para ingresar a un diálogo interdisciplinario productivo.

¿Qué novedad aspiramos a aportar al mundo de las revistas de la cultura de izquierda? No nos presentamos como la superación de otras publicaciones; no pretendemos portar la flama purísima del  pensamiento radical; tampoco convocamos a quienes aportan sus esfuerzos en otras publicaciones a que se pasen con armas y bagajes a la nave de Nuevo Topo. Esta revista es conciliable con otras. Quienes deseen publicar en ella pueden mantener sus adscripciones ideológicas. Nuestro propósito es la construcción de un espacio de debate y confluencia común. Deseamos, por lo tanto, que estas páginas sean consideradas como una zona franca para el disenso leal y exigente. Nuestra revista pertenecerá a una red de otras publicaciones. Es preciso neutralizar la tentación de fundar una nueva tribu de lealtades pétreas en torno a una idea o un liderazgo carismático. Nuestro Consejo Editorial es plural y está apoyado en los pilares del esfuerzo colectivo y el trabajo conjunto, reconociendo la singularidad de los aportes individuales.

Es probable que con el naufragio del horizonte de una Argentina próspera, Potencia o del Primer Mundo, un imaginario imperante hasta la crisis de diciembre de 2001, también se haya desmoronado el sentido “progresivo” de una visión de la historia, imperante en la historiografía argentina de las últimas dos décadas. Una historiografía cuya vigencia pareciera confirmada por su indiscutible capacidad de producir artículos y libros. Sin embargo, no está claro que sus actuales preguntas estén a la altura de los tiempos. Es sabido que cada época reescribe su pasado. Una nueva etapa histórica, incierta y crujiente, tropieza con una vacancia historiográfica que no debe ser confundida con la masa de textos que se eleva sin cesar. Nuevo Topo se propondrá, con entendible modestia, auspiciar nuevas propuestas para un ciclo historiográfico cuyos contornos se adivinan, sutiles y evasivos, como los primeros fulgores del amanecer.

* * *

La estructura interna de Nuevo Topo incluye las siguientes secciones fijas: “Artículos”, en donde se presentan resultados de investigación; “Perfiles”, destinada a rescatar figuras intelectuales y políticas olvidadas, relegadas o, como en este número, poco transitadas en nuestro medio, de cuya evocación crítica pretendemos obtener algún provecho;  y “Crítica de libros”, dedicada a las reseñas bibliográficas que se propongan establecer una visión novedosa de obras aparecidas  recientemente. Eventualmente, existirán otras dos secciones: “Ensayos”, reservada a los escritos de problematización y polémica, de apertura de nuevas reflexiones y examen crítico; y Entrevistas”. Al mismo tiempo, se intentará constituir dossiers temáticos, a partir de investigaciones conjuntas y plurales.

Nuevo Topo evoca, es cierto, al infatigable viejo topo de la revolución proletaria y popular que vislumbra Marx en el XVIII Brumario. Nuestra batería teórica es más amplia y contradictoria que la sugerida por esta breve alusión, pero la adoptamos porque desde alguna esquina se comienza a caminar. Si elegimos decir Nuevo es porque deseamos que la razón y la pasión se subleven, muten en remozadas formas, cuyos sentidos estén siempre en construcción. En un mundo, una  Latinoamérica y una Argentina que han cambiado, los saberes creados en (y para) otras situaciones concretas merecen ser revisados.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Revista Nuevo Topo

Una respuesta a “Editorial

  1. Maga

    Todos los números son increíbles. Realizan un aporte que no imaginan para los que gustamos de “historiar” en el Interior. Abrazos, Maga desde Córdoba
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s